Cuando estás a dieta, cocinar puede suponer un esfuerzo trepidante. Sobre todo por el tiempo que tienes que perder en preparar la comida. Con la dieta Keto, aunque sea más permisiva en cierto tipo de alimentos, ocurre lo mismo. Pero para que no te den una ganas irrefrenables de saltártela y tener siempre opciones de comer rico, hay que dedicarle algo de tiempo a los fogones.
×